lunes, 23 de agosto de 2010

Paseo por el Cega 2010

Hola a tod@s

Despues de mucho tiempo en el dique seco volvemos a la carga. A ver si dura.

Como estos últimos años, me he dado un paseito en una caluroso amanecer de agosto por la ribera del Cega. Y la verdad es que me ha prestado muchísimo. En apenas dos kilometros de paseo he podido ver hasta 14 especies diferentes y sin esfuerzo alguno. Da gusto comprobar como todavia quedan algunos sitios donde la naturaleza se puede disfrutar.





Al amanecer sin apenas luz, los andarrios chicos (Actitis hypoleucos) se movian con agilidad entre las pequeñas corrientes de agua. A mi paso, se levantó un buen bando de azulones, que por cierto ya se encuentran en plena mancada (mudando la pluma).

Mientras me buscaba un hueco para apostarme en un recodo del rio, el pequeño y rápido martín pescador (Alcedo atthis) salió de entre los juncos y me dio esquinazo en un tris. Es mi primera observación de este pajaro.

Un martinete adulto (Nycticorax nycticorax) se levantó de entre las raices de un arbol y remontó el curso del rio. En esta ocasión sólo era un ejemplar solitario.

Una vez colocado en un rincón, regresó el bando de azulones (Anas platyrhynchos), y al poco rato una parejita de zampullines chicos (Tachybaptus ruficollis) asomaron dandose alguna carrera que otra. También asomaron algunas fochas (Fulica atra) y un par de pollas de agua (Gallinula choloropus). Las torcaces (Columba palumbus) sobrevolaban el rio sin cesar, asustadas por los disparos que se escuchaban continuamente en la lejanía.

Una pareja de garzas reales (Ardea cinerea) se posaron en un pino seco, hasta que levantaron el vuelo cada una por su lado.

Unos disparos cercanos, hicieron que recogiera los aparejos ya que la intranquilidad se adueñó de la zona. Ya en la retirada, una pareja de aguilas culebreras (Circaetus gallicus) me sobrevolaron a poca altura, mientras me daba tiempo a observar al papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca), que en esta época, se presenta muy numeroso en su paso postnupcial.




Los andarrios seguina entre las corrientes de agua tal y como les encontre al principio mientras un pico picapinos (Dendrocopos major) tamborileaba mientras al lado otro se acicalaba.

Ya cerca del final del paseo, la calzada (Hieraetus pennatus) reclamaba sin cesar en un pino cercano.

Y como siempre para tocar las narices, después de guardar los trastos en el maletero y mientras abria la puerta del auto, una oropéndola (Oriolus oriolus) salió volando de un pino cercano. Otra vez será.

Dejo también este par de fotos de mariposas. La primera es una Catocala Nupta. Presenta un vistoso color rojo cuando despliega las alas.




La segunda creo que es una Brintesia circe, conocida también como Rey Mozo, aunque si alguien pudiera confirmarlo, mejor




Salu2

2 comentarios:

Lourdes y Jesús dijo...

Se te echaba de menos. Nos alegramos que andes otra vez por aquí.

Sobre la entrada muy interesante, sobre todo por la observación de tantas especies. Lo que más nos ha sorprendido es que hayas visto un martín pescador. Que suertaza. Mira que en primavera estuvimos buscándolo por el cega y no lo vimos en ninguno de los tramos que visitamos. La verdad es que andamos buscándolo en alguna localización buena para fotografiarlo, peo aún sin éxito.

Saludos,

Lourdes y Jesús

Miguel Angel Madrid Gómez dijo...

Hombre....hombre, llegué a pensar que seguias sentado en la piedra (de tu anterior entrada). Es broma.

Yo también me alegro de que hayas vuelto.... Te sigo.

Saludos
Miguel